“El terrorismo mediático contra Venezuela ha alcanzado niveles inauditos. ¿Por qué yo, un profesor universitario, no puedo expresar nunca mi opinión de disenso en los grandes medios de comunicación? (30-06-2017)

Con La Stampa, periódico de la Fiat, que convierte en héroe al terrorista que lanzó granadas contra el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Tribunal Supremo, con el Corriere della Sera y la siempre muy bien informada, rigurosamente desde Nueva York, Giovanna Botteri que habló de “puesta en escena”; con la Repubblica que lanza la fake news de las fake news del gas lanzado dentro de un camión de estudiantes arrestados; el nivel de la información italiana demuestra, nuevamente en el caso de Venezuela, un nivel ínfimo. Después del atentado terrorista del martes en Caracas, denunció el nuevo ministro de Exteriores venezolano Moncada, todavía no ha llegado ninguna llamada de solidaridad desde España ni de Italia ni de la Unión Europea, tres de los sujetos más comprometidos junto con Washington en dar apoyo a la derecha que intenta por enésima vez la destitución violenta del país. Una vergüenza absoluta.

Hemos hablando nuevamente sobre la situación en la Venezuela que resiste de esta nueva agresión con el profesor Luciano Vasapollo, docente universitario y uno de los mejores conocedores italianos de la situación en América Latina y, en particular, de las revoluciones progresistas en curso en el continente.

Lea la entrevista:

-La campaña mediática italiana está cada vez más fuera de control. ¿Es posible llegar a instrumentalizar el lanzamiento de granadas contra el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Tribunal Supremo?

-Sí es posible, como demuestran los media italianos comprometidos en una campaña de propaganda constante y diaria. Agradezco al AntiDiplomatico, Contropiano, Radio Città Aperta y a los pocos otros medios valientes su compromiso en esta fase de propaganda de masas que excluye visiones contrarias o diferentes a las del mainstream. Es muy claramente una lucha sin par contra lo que defino como “terrorismo público y privado de los media de masas”.

-¿No es una definición muy dura?

-No. Además utilizo esta expresión tan contundente también para provocar. Porque, si lo piensas, el objetivo último de quien crea y difunde el terrorismo es condicionar las decisiones de las personas, por ejemplo no ir al teatro, al cine o al extranjero de vacaciones. Con la misma lógica actúa también la propaganda mediática. El objetivo es que hablar del Donbass, Siria o Venezuela en el lugar de trabajo o en los lugares donde se encuentra la gente dé miedo miedo sino concuerda con la posición dominante.

-Además de los media, la política del pensamiento único hace su parte…

-Ciertamente. En Italia, como en el resto de la Unión Europea, la derecha y la presunta izquierda son iguales. Tienen las mismas posiciones sobre la inmigración, la precarización del trabajo, la destrucción de los derechos, y en política exterior están todos a favor del imperialismo neoliberal. Son iguales. El ejemplo más increíble lo vemos exactamente en relación con Venezuela y las iniciativas conjuntas del PD y Fratelli d’Italia (Hermanos de Italia) haciendo un recorrido por Italia para presentar, de manos dadas, un libro, presunto Santo Grial sobre lo que estaría sucediendo en Venezuela. Mentiras contra el gobierno de Maduro, ésa es la realidad, uno de los tantos instrumentos de los golpistas que quieres destituir con la violencia y terrorismo al legítimo representante del pueblo venezolano, y que se ha convertido en una bandera común de PD y Fd’I. Una vergüenza. Pero no es solamente con Venezuela. Derecha e izquierda liberal tienen las mismas posiciones sobre Siria, Libia, Donbass. Y en política interna esta posición común se verifica también, sobre todo, en la represión del disenso interno.

-Represión, ¿puede ser más claro?

-Sí. Por ejemplo, ayer tuvo lugar un hecho vergonzoso. En el Consejo Comunal de Milán irrumpieron 30 fascistas de Casapound, mientras que fuera la Unión Sindical de Base (USB) protestaba por la cuestión de los inmigrantes. Según explican algunos testigos presenciales, la policía se colocó premeditadamente de manera que los manifestantes pudieran ser golpeados. Un compañero nuestro, Riccardino, muy conocido en los ambientes de los movimientos sociales, sufrió fracturas en el pómulo y en la nariz. Hoy, por poner otro ejemplo, en Tiburtina, barrio rojo histórico de Roma, se permite, como siempre, a Casapound que instrumentalice la cuestión de los inmigrados. ¿Acaso buscan el enfrentamiento con la población del barrio? ¿Cómo se permite una reunión fascista en una zona proletaria y popular? Minniti quiere el enfrentamiento y no la prevención.

-Volviendo a Venezuela, los media que no dicen nada de la represión aquí hablan de represión brutal en Venezuela, de manera que el “régimen” de Maduro, además, según un delirante artículo de Repubblica, transforma los camiones en un “Auschwitz” contra los estudiantes…

-Se ha superado claramente el límite del ridículo. Más allá de la post-verdad. Estamos ante un gran encuentro muy claro de notorios intereses y proyectos políticos. Es hora de que alguien responda a estas sencillas cuestiones: ¿por qué los periódicos democráticos no explican la violencia y el terrorismo diario de la extrema derecha venezolana? ¿qué intereses tiene el terrorismo mediático? ¿aquéllas que hace un tiempo se llamaban las siete hermanas, las grande multinacionales de la energía, que quieren adueñarse del petróleo venezolano están financiando los periódicos? ¿qué intereses persiguen estos media al explicar las mentiras que cada día nos ofrecen? ¿Les llega el dinero?

-Las experiencias de Irak, Libia y Siria ofrecen un terreno de comparación con lo que está sucediendo en Venezuela. ¿Se quiere crear también la imagen de Maduro como un nuevo Hitler al que hay que derribar?

-Sí, exactamente es eso. Maduro el nuevo Hitler es la nueva consigna enviada a los media del régimen y el artículo de Repubblica de hoy lo demuestra. Es verdad. Es exactamente el mismo esquema que se ha utilizado tantas veces en el pasado reciente, como por ejemplo también el argumento de la “guerra humanitaria” para destruir a todos aquellos países que se estaban oponiendo a las lógicas del imperialismo. Lo que quiero decirles a estos señores que hoy insultan a la inteligencia con lo que escriben y explican sobre Venezuela es lo siguiente: no os bastan 20 elecciones desde el 1999, 18 ganadas por la revolución bolivariana. No os basta un gobierno democrático, popular, progresista y un proceso que ha hecho de la igualdad social y de la redistribución de la riqueza su caballo de batalla. No os basta haber dado un nombre, dignidad, educación y sanidad a millones de ciudadanos venezolanos que antes simplemente no existían. No os basta que en estos años la revolución bolivariana, mientras aquí nos desesperamos y rechazamos a algunos millares de desesperados que escapan de ‘nuestras guerras’, ha acogido y dado los mismos derechos a seis millones de colombianos. ¿No os basta solamente porque Venezuela es el primer país del mundo en reservas de petróleo y según las últimas estadísticas también de oro? Maduro, en este mundo al revés creado por las mentiras mediáticas, es el nuevo Hitler. Los fascistas golpistas son “manifestantes pacíficos” que luchan por la libertad. Bienvenidos al mundo de Repubblica i del PD.

-Sobre los muertos en las manifestaciones en Venezuela, los periódicos italianos, repitiendo las fuentes de la derecha venezolana, hablan de “masacre en curso”. Estas declaraciones ayudan a la injerencia de la política, ¿cómo se puede romper este círculo vicioso?

-Sobre esta cuestión de los muertos, de la misma manera que sucedió en el 2014, el intento precedente de destitución violenta del gobierno Maduro, la gran mayoría son responsabilidad de las acciones del terrorismo de la oposición. De las cerca de 80 muertes del principio de la agitación violenta de la oposición, al menos 62 son imputables directamente a los terroristas, y quien los llama de otro modo miente sabiendo lo que hace. Igual que los terrorista del ISIS que se explotan o utilizan camiones para matar civiles, los terroristas de la derecha venezolana bloquean carreteras, provocan accidentes a los motoristas con cables eléctricos, impiden a las ambulancias llegar a los hospitales, prenden fuego a quien declara una idea política diferente o tiene un color de piel diferente a la de los ricos, matan cada día. Para la prensa occidental estos muertos son consecuencia del “régimen” en una de las violaciones de la verdad más grandes de la historia reciente.

Hay 7 casos de muertos imputables directamente a la acción de la policía y los oficiales envueltos fueron arrestados inmediatamente. Porque aquí no se sabe, pero en Venezuela cualquier agente de la policía es inmediatamente identificable con el nombre que tiene que llevar bien claramente en el uniforme y nadie de las fuerzas del orden puede pasear armado. Todo y cualquier abuso es inmediatamente castigado. El resto de las muertes son de persones que no participaban en las manifestaciones y que han sido instrumentalizadas por la oposición.

-Propaganda mediática…

-Sí, eso exactamente. Fuentes de la derecha, vídeos de fascistas en twitter que se convierten en noticias de Repubblica y de todos los otros periódicos. Es una vergüenza lo que está sucediendo. ¿Hay periodistas italianos que quieren hacer bien su profesión? Bien, que me expliquen por qué los media italianos no muestran el asedio a edificios públicos, a hospitales infantiles, a camiones de alimentos. ¿Por qué los media italianos no muestran el reclutamiento para la violencia de niños por parte de la oposición a cambio de dinero? ¿Por qué los media italianos no muestran las metralletas, las armas en manos de estos “manifestantes pacíficos”? ¿Por qué los media italianos no declaran, en vez de transformarlo en héroe, que el terrorista que con un helicóptero lanzó granadas y disparó contra el Ministerio del Interior y la Corte Constitucional tenía lazos directos con la CIA?

-¿Es posible comparar lo que está sucediendo en Venezuela con la situación de Chile en 1973?

-Totalmente, sí. En Venezuela, como en el Chile del 1973, se está intentando destituir por la fuerza aquello que los “golpes suaves” como en Brasil y Paraguay no pueden obtener, porque el pueblo venezolano es consciente del poder que la Constitución del 1999 le ha dado. Se está intentando, por tanto, crear las condiciones para un cambio como en el caso de Gadafi y Saddam. Con una diferencia: mientras que estos últimos habían estrechado alianzas con el imperialismo y después fueron expulsados violentamente una vez que dijeron no, Maduro y Chávez antes que él no han sido nunca amigos del imperialismo. Iniciaron un proceso que como toda acción humana tiene muchos límites y errores, está claro, pero que ha cambiado la situación para siempre en América Latina y dio esperanza al mundo de una posible alternativa a la barbarie del neoliberalismo. La renta petrolera para las misiones sociales, es esto lo que los patrones del mundo no pueden tolerar. Que se haya dado a los pobres una vida digna y que se haya quitado a los ricos una parte de lo que les sobra, eso no lo han aceptado.

Como marxista es fácil explicar todo esto con la lucha de clases. De la misma manera que sucedió en el Chile de Allende en el 1973, en Venezuela se está produciendo una lucha de clases. Y aquí querría que quedase claro para todo el mundo una cuestión: ¿Con quién están el PD, Repubblica y Gentiloni? Incluso comparado con la política racista e infame de otro ídolo de la “izquierda” como Macron, no podemos dejar de afirmar que hoy el PD y sus similares en Europa están de parte de la burguesía transnacional, de las multinacionales, del imperialismo. Lo demuestra, sin ninguna opción contraria, el caso de Venezuela.

-En el 1973, para continuar con la comparación y siguiendo un juego histórico quizás arriesgado, ¿el PD hubiera escogido a Pinochet en vez de Allende?

-Como materialista histórico sé bien que todas las situaciones tienen que referirse siempre a las fases en que se viven. Pero sí. Viendo lo que el PD está haciendo a nivel político, leyendo lo que los diarios a él próximos cuentan sobre Venezuela, se puede afirmar tranquilamente que, en referencia a 1973, habrían aprovechado la huelga de los camioneros y la falsa revuelta popular financiada por la CIA, tal y como se supo pocos años después, para declarar que “Allende es un terrorista que deja hambriento a su pueblo”. Para después, quizás, años después, cuando las verdades ya hubieran aparecido claramente, expresar su posición antifascista en contra del asesino Pinochet. Demasiado tarde, la historia no olvida. Como no olvidará su vergonzosa acción contra un gobierno progresista como el de Maduro.

-Las injerencias del gobierno italiano y de representantes políticos de fuerzas de la mayoría han superado el límite consentido por el derecho internacional. ¿Qué tiene que decir?

-Pasando al campo institucional, porque el PD de hecho es el partido del gobierno, sí, han creado las condiciones de una vergüenza histórica para nuestro país. Después de haber avalado el peor neo-colonialismo y uno de los momentos más tristes de injerencia en los asuntos de otro país libre y soberano con la tristemente famosa carta firmada junto con el presidente de derechas español Rajoy, Gentiloni tendría que declarar inmediatamente su apoyo al gobierno venezolano y la solidaridad a Caracas por el ataque terrorista sufrido por el Ministerio del Interior y el Tribunal Supremo. El silencio italiano es una vergüenza. El silencio de Europa es una vergüenza.

El PD se ha puesto al lado de la derecha, de los golpistas y los fascistas. Esto está muy claro. Pero, ¿y los otros partidos? Han tomado las posiciones oficiales. Es increíble para una marxista ateo como yo tener que constatar que la única figura que hoy respeta el derecho internacional, la autodeterminación de los pueblos y la no injerencia es el Papa Francisco. En un encuentro con todas las delegaciones diplomáticas de América Latina, hoy el Pontífice acogió al embajador de Venezuela, Jualian Isaias Rodríguez, una figura comprometida en la construcción de la nueva Asamblea Constituyente, el único proyecto capaz de garantizar un futuro de paz al pueblo venezolano. El Papa ha ratificado también hoy que en el centro de la solución hay que poner el diálogo. El diálogo que la derecha venezolana apoyada por el PD no quiere.

-Entonces ¿qué hacer?

-Querría concluir esta entrevista con un alerta provocador. Veo siempre a una pretendida periodista que no conozco por mérito especiales, aunque hace décadas que estudio a nivel académico América Latina, pasar por todas las televisiones italianas como si fuese el Oráculo de Delfos. Veo la RAI, un servicio público que depende del dinero de los contribuyentes, inundarnos cada día de noticias vergonzosas que se basan solamente en las fuentes de la extrema derecha de Venezuela. Bueno, pues por ser un servicio público pido formalmente que se nos dé espacio a mi o a otros que tengan posiciones diferentes a las del régimen mediático, para que podamos explicar la versión diariamente censurada. ¿Pido demasiado? ¿No vivimos en un sistema democrático en que se garantiza el pluralismo en la información? He estado decenas de veces en Venezuela, he escrito decenas de libros sobre América Latina. Estaba en Caracas el 14 de abril del 2013 con motivo de las elecciones de Maduro. Estaba en Caracas durante el intento de golpe violento de febrero de 2014 y vi a los encapuchados que rondaban con las metralletas y que aquí llaman “manifestantes pacíficos”. ¿Mi versión como testigo directo y profesor universitario no le interesa a la RAI o, tal vez, tenemos que empezar a hablar de censura?

-Una últimísima pregunta sobre Eurostop. Nacido como plataforma para sumar a algunas almas de la izquierda, Eurostop realizará mañana un paso importante para la construcción de un sujeto político. ¿Qué espacio tendrán la política internacional y la defensa de los pueblos, como el venezolano, en lucha por su autodeterminación, independencia y soberanía del imperialismo?

-Un papel totalmente preponderante. Me hago responsable al afirmarlo como uno de los fundadores del proyecto. El sábado, Eurostop movimiento empieza, con una asamblea constituyente un proyecto político dentro del cual confluyen importantes realidades, partidos políticos y movimientos sociales. Claramente, se da mayor espacio a la política interna, a la lucha contra la precariedad y por la defensa de los derechos sociales y contra las privatizaciones.

Pero el Manifiesto se basa en tres No claros e inequívocos, que son tres No al imperialismo. No al euro. No a la Unión Europea. No a la OTAN. Tres caras de un único sujeto, el imperialismo. En estos tres No está el internacionalismo en el centro, y el apoyo a todos los pueblos que luchan en este momento contra los crímenes del imperialismo en cualquier ángulo y rincón de la tierra, desde el Donbass a Venezuela.

 

Entrevista con AntiDiplomátic: “Lo que está sucediendo hoy en Venezuela es una guerra, alimentada con ataques infames de los grandes potentados de la prensa internacional, que actúan bajo las órdenes precisas de los USA y la Unión Europea”.

“Hoy, 1 de Mayo anuncio que, con base en mis facultades presidenciales como Jefe del Estado de acuerdo con el artículo 347, convoco al Poder Constituyente Originario para que la clase obrera y el pueblo convoquen la Asamblea Nacional Constituyente”, éstas son las palabras de Maduro pronunciadas en la Avenida Bolívar con ocasión de las celebraciones con motivo de la fiesta de los trabajadores. En las próximas horas se entregará al Poder Electoral la propuesta para la elección de 500 constituyentes.

La oposición es responsable de los intentos de golpe del 2002, del 2014 y del actual en pleno fermento. No solamente la violencia en las calles, también se grita al “golpe” con megáfono desde todos los periódicos internacionales. Incluso el presidente del Parlamento Borges declaró que éste es el momento de “golpear al país”. Estas declaraciones gravísimas contra el propio país se producen después de las del presidente Allup, otro alto dirigente de la oposición, que había amenazado hace dos semanas con “otros muertos” en las manifestaciones. En la violencia generada por los sectores más extremistas de la oposición, durante el último mes han muerto 30 personas, que hay que sumar a las 43 asesinadas por las así llamadas “Guarimbas”, el intento de golpe del 2014.

Hemos pedido al Profesor Luciano Vasapollo, delegado del rector de la Sapienza para América Latina y Director del Centro de Estudios Cestes (USB), que nos ayude a entender mejor el momento que atraviesa Venezuela, a través de una entrevista telefónica que os proponemos.

-¿Qué cambia después del anuncio de Nicolás Maduro, de ayer 1 de Mayo, de una nueva Asamblea Constitiuyente? ¿Es éste el movimiento justo para salir del impás?

Lo que voy a decir no representa a la Sapienza, es mi opinión personal. La situación en Venezuela se ha hecho insostenible. El ataque de Trump, de las multinacionales del petróleo perfectamente representadas hoy por Tillerson en el Departamento de Estado USA, y de la “internacional negra” no puede definirse más que con una palabra: guerra. La invasión militar no se la pueden permitir en esta fase, pero lo que está sucediendo hoy en Venezuela es una guerra, alimentada por los ataques infames de los grandes potentados de la prensa internacional, que actúan bajo las ordenes precisas de los USA y la Unión Europea. Esto no lo digo yo solamente, sino que es lo mismo que ha expresado en un análisis lúcido de la situación venezolana el premio Nobel de la Paz Esquivel. Una guerra alimentada por los medios de comunicación que cada día nos bombardean con mentiras sobre la crisis humanitaria en el país y sobre la “represión del régimen” contra los “manifestantes pacíficos”. En Venezuela no hay ninguna crisis humanitaria y si los actos de violencia que estan teniendo lugar allí sucediesen en París, Roma o Bruselas, por no citar alguna ciudad de los Estados Unidos, ya se habría producido una represión miles de veces superior a la limitada y clarividente del ejército y de la policía bolivariana.

-¿Qué cambia ahora con el anuncio de Nicolás Maduro?

-Para comprender el paso anunciado por el Presidente hay que tener en cuenta una previa. Lo ha dicho mejor que yo mismo, en estos días, el expresidente de Uruguay en una entrevista que solamente vosotros del AntiDiplomátic habéis traducido. “Lo que me asusta más de Venezuela es la oposición, o una gran parte de la misma. Creo que hay un clima de radicalización que se ha transformado en irracional y que a largo plazo acabará favoreciendo a la derecha. Esto es muy peligroso porque está Trump en los Estados Unidos. Ya estamos acostumbrados a la retórica de la defensa de la democracia, de los derechos humanos, contra las armas de destrucción masiva. Y después llega siempre la terrible intervención armada de los Estados Unidos. Lo peor que podemos hacer como latinoamericanos es dar apoyo al intervencionismo. La radicalización y lo que está haciendo Almagro en la OEA es un peligro no solamente para Venezuela sino para todo el continente”.

Ved aquí, en esta situación en que la derecha no solamente hace de apoyo del intervencionismo, paralizando el país y a los trabajadores solamente para que Venezuela se hunda en una crisis para justificar la intervención humanitaria, porqué era necesario actuar, y el presidente Maduro decidió la vía más democrática y sensata posible: retornar al pueblo.

Convocar al pueblo para una nueva asamblea constituyente que, a partir del respeto a los fundamentos y los poderes de la Constitución del 1999 de un gigante de la historia como Hugo Chávez, sepa dar una solución al impás político y social del país.

Una lección de democracia popular anunciada el día de la fiesta de los trabajadores frente a millones de personas. Una lección, como la celebración del Primero de Mayo en Cuba.

-¿Por qué el presidente de Venezuela ha tomado a esta decisión?

-Para responderte quiero hacer referencia a las palabras del Papa Francisco que, de vuelta de la visita a Cuba, permiten entender claramente que el impás del diálogo se debe a la división de la oposición. Hace meses que el gobierno Maduro llama a la oposición al diálogo, con mediación de la UNASUR y del Vaticano y con cuatro expresidentes iberoamericanos. Solamente ha dado respuesta una mínima parte moderada. Además han paralizado el Parlamento, al no aceptar las decisiones de la Corte Suprema en relación con la ineligibilidad por fraude de tres parlamentarios y no ratificando reformas económicas con el objetivo declarado de hacer caer al país en el caos. Hay que sumar que, después del golpe de estado del 2002 y el intento de golpe del 2014, han elegido la vía de la violencia y el terrorismo. Pero no solamente esto, ahora, como ha declarado explícitamente Capriles, no respetan ni siquiera las declaraciones del Papa Francisco. Con una oposición de este tipo y en un clima de guerra dirigida desde el exterior, ¿qué se puede hacer? Volver a llamar al pueblo a una nueva asamblea constituyente. En la Asamblea no habrá representantes del PSUV ni de los otros partidos, sino sindicatos, asociaciones de prensa, los pensionistas, el ejército y todas las otras partes que componen la sociedad. En este medio hay diversas ideas, referencias, culturas. Pero será el pueblo quien escoja la vía para salir de este impás.

-De los Estados Unidos ya se ha dicho. ¿Cómo calificas el comportamiento de Europa en esta guerra contra Venezuela?

-Hace solamente 4 días estaba en Bruselas en solidaridad contra el bloqueo a Cuba y para denunciar el vergonzoso ataque que está sufriendo Venezuela. Bien, pues mientras que en relación a Cuba he encontrado solidaridad hasta por parte de la así llamada “izquierda moderada”, en relación con Venezuela hasta la “radical” tiene una posición influenciada por las miserias que se escriben en los periódicos. La semana pasada el Parlamento Europeo aprobó una resolución vergonzosa de ingerencia contra el gobierno de Caracas. Europa se ha manchado por una enésima vergüenza con 450 votos a favor y solamente 35 en contra. Entre los 450 estaban los del PD europeo en sus varios sectores, hijos de los intereses de las oligarquías. El dato, después, es el de las 100 abstenciones. 100 Poncio Pilatos, muchos de la “izquierda radical”, que hacen más daño todavía en una fase como ésta.

-¿Qué se espera de la reunión de la CELAC convocada con emergencia por Venezuela y que se reunirá hoy en El Salvador?

-La CELAC es hoy el nivel más alto de representación posible de América Latina. Ya sea porque, a diferencia de la OEA, dentro no están los Estados Unidos ni Canadá para dictar la línea, y porque sí está representada Cuba. La OEA de Almagro se ha convertido en el instrumento de ingerencia principal contra Venezuela. Después del “golpe interno” contra la presidencia de Bolivia para imponer arbitrariamente una resolución contra el gobierno Maduro y después de que Almagro se transformase en el próximo candidato de la derecha venezolana en las próximas elecciones, ha hecho bien la ministra de Exteriores Delcy al anunciar la retirada y convocar a la CELAC, el único organismo representativo del continente.

Alessandro Bianchi

http://www.lantidiplomatico.it/dettnews-luciano_vasapollo_sul_venezuela_con_una_destra_che_non_ha_rispetto_nemmeno_del_papa_dal_presidente_maduro_una_lezione_di_democrazia_popolare/5496_19942/

 

traduccion
pep valenzuela

Segue in italiano

El lunes 10 de marzo la campaña política juvenil “Noi Restiamo” (“Nos quedamos”) presentó su libro de entrevistas “Tempesta perfetta” (“Tormenta perfecta”) al interno de la Universidad de Roma La Sapienza junto a los compañeros del colectivo CUMA. Una presentación a-tipica porque enriquecida por la presencia del embajador Venezolano, Julian Isaias Rodriguez Diaz, con el cual hubiéramos querido discutir de teoría económica marxista en un momento mas sereno, pero los hechos de los últimos días volvieron necesaria una mayor atención a las peligrosas dinámicas de renovado interventismo de los EEUU.

 Antes que nada se hablo de la análisis teórica como parte integrante de la practica militante, así como la importancia de llevar la actividad política dentro de las universidades, así como lo hizo el profesor Vasapollo hospedando la iniciativa. En este sentido Luciano presento de forma muy eficaz dos conceptos que ya había expuesto en el libro mismo. La presencia del embajador de hecho se conectaba con la ultima pregunta de la entrevista sobre las posibles lineas de fractura del sistema capitalista actual, que el profesor nos había indicado, también gracias a su experiencia política y militante en Latinoamérica, en las experiencias del socialismo del siglo XXI y en las alianzas internacionales basadas en la cooperación y la solidaridad como el ALBA, así como en el rol de la República Bolivariana de Venezuela.

A la pregunta sobre el papel, hoy, del economista critico, la respuesta fue la de la necesidad del intelectual militante, che produce teoría critica pero ademas la promueve y difunde al interno de las instituciones universitarias, sobretodo en un momento de monopolio por parte de la ideología dominante. Una invitación para todos aquellos profesores que expresan ideas fuertes, pero aceptan pasivamente a la academia uniformada, privatizada y cada vez menos abierta al debate entre diferentes pensamientos.

Un cierre practico y teórico de la universidad, que no fue cambiada ni debatida nisiquiera luego del evidente y continuado fracaso de las políticas de austeridad, reformas de trabajo, privatizaciones, fundadas en la teoría económica neoclásica “ortodoxa”. Porque esta políticas (sobretodo en los países del Mediterráneo) que no resuelven los problemas del desempleo, así como no logran los objetivos de crecimiento económico o diminución de deuda, continúan siendo aplicadas de forma rígida sin la mínima critica? Debemos lastimosamente abandonar explicaciones que acusan de estos efectos a la irracionalidad de los economistas o de los políticos; hay que tener la fuerza de decir que estas políticas vienen de una racionalidad, que gestionando la crisis confirma su completo abandono de cualquier forma de respeto hacia la humanidad, en defensa de las ganancias de los potentes. 

Es una ilusión apostar teóricamente en un keynesiano aumento de salarios, cuando todas las políticas de los últimos veinte años tenían como dirección la compresión de los mismos. El perdurar de la crisis y la imposibilidad de soluciones internas al sistema capitalista no nos debe ilusionar con la posibilidad de su extinción espontánea, al contrario nos debe poner en guardia sobre las transformaciones de la fase y del desarrollo de las dinámicas internacionales, donde la competición inter-imperialistica se vuelve central llevando a la guerra como principal tendencia.

No solo la intervención estadounidense en Siria reactiva la competición con Rusia, sino que amplia el intervencionismo que EEUU hace tiempo va moviendo en su “patio de casa”, con rol activo y directo en atacar a las experiencias socialistas y progresistas de America Latina.

Principal objetivo del ataque en este momento es Venezuela, sea por su riqueza petrolífera, así también por su significado político

Julian Isaias Rodriguez Diaz nos señala en su charla sobre estas tendencias de guerra dentro de la crisis del sistema no solo económica, sino que también social y política, con una clase de empresarios que ya no delega el gobierno a la clase política, sino que cada vez vas toma directamente la dirección del Estado manejándolo como una empresa. Al aventurerismo militar de los “nuevos” EEUU de Trump se une un culpable silencio de las organizaciones internacionales, a partir del ONU, hasta el descarado apoyo de la Organización de Estados Americanos contra Venezuela, contrariamente a los principios de esa misma organización. Rodriguez Diaz nos señalo ademas el rol de la agresiva campaña mediatice contra Venezuela, presentada como un Estado en quiebra, cercano a una crisis humanitaria, dictatorial. Pero así como hemos rechazado la propaganda económica que justifica la austeridad sobre los pueblos de Europa, así debemos combatir la propaganda imperialista que se utiliza para justificar la injerencia política y militar en todo el mundo. El Embajador destaco, contestando a innumerables preguntas, la importancia de momentos de debate como este, útiles aportes contrainformativos y de solidaridad contra la propaganda imperialista.

El ultimo agradecimiento del embajador fue para las numerosas personas presentes. La presentación de un libro, si, pero una presentación militante.

 -------------------

La Tempesta Perfetta arriva a Roma insieme all'ambasciatore venezuelano

Lunedì 10 marzo la campagna Noi Restiamo ha presentato il suo libro di interviste Tempesta Perfetta all'interno dell'Università La Sapienza insieme ai compagni del collettivo CUMA.

Una presentazione atipica in quanto arricchita dalla presenza dell'ambasciatore Venezuelano, Julian Isaias Rodriguez Diaz, con cui avremmo certo preferito potere discutere di teoria economica marxista in un momento più sereno, mentre i fatti degli ultimi giorni hanno reso necessaria una maggiore attenzione alle pericolose dinamiche del rinnovato interventismo degli Stati Uniti.

Possiamo ben dire che oltre a presentare il libro stesso, si sono presentate al meglio e in maniera attiva le ragioni politiche che ci hanno spinto a realizzarlo.

Prima di tutto si è esposta l'analisi teorica come parte integrante della pratica militante, come sottolineavano anche i compagni del CUMA per il condiviso interesse di portare l'attività politica anche all'interno delle università, ma anche come ha dimostrato praticamente il professore Luciano Vasapollo ospitando questa iniziativa. In questo senso Luciano ha presentato in maniera molto efficace due concetti che esprime anche nel libro. La presenza dell'ambasciatore infatti era in linea con la risposta all'ultima domanda dell'intervista sulle possibili linee di frattura del sistema capitalista attuale, che il professore anche grazie alla suo percorso accademico e militante legato ai paesi dell'America Latina legge possibile nelle esperienze del socialismo del XXI secolo e nelle alleanze internazionali basate sulla cooperazione e la solidarietà come l'ALBA, e quindi dell'importante ruolo della Repubblica Bolivariana del Venezuela in questi processi.

Mentre alla domanda su quale sia oggi il ruolo dell'economista critico la risposta è proprio quella dell'intellettuale militante, che oltre sapere produrre teoria critica la sappia anche promuovere e difendere all'interno delle istituzioni universitarie, soprattutto in un momento in cui queste sono sempre più funzione del solo pensiero dominante. Un “invito” volto espressamente a quanti professori esprimono anche idee forti, ma che poi accettano passivamente un'accademia sempre più uniforme, sempre più privatizzata e sempre meno aperta al dibattito e al confronto di pensieri differenti. 

Una chiusura pratica e teorica dell'università che, come viene analizzato nel libro, non è stata mai messa in discussione nemmeno dopo l'evidente e continuato fallimento delle politiche di austerity, riforme del lavoro, privatizzazioni, che sono state proprio fondate sulla teoria economica neo-classica “ortodossa”, quella mainstream. Perché dunque queste politiche (soprattutto nei paesi mediterranei) che non solo non hanno ridotto la disoccupazione, ma non sono nemmeno riuscite a realizzare i loro obiettivi di crescita o riduzione del debito, continuano a essere applicate in maniera rigida senza la minima accettazione di qualsivoglia critica? Dobbiamo purtroppo abbandonare una spiegazione che legge questa ostinazione nell'irrazionalità degli economisti e dei politici, ma dobbiamo andarla invece ad affrontare proprio nella sua razionalità, anche quella che ci spaventa di più, perché dalla tragica gestione della crisi abbiamo avuto la conferma del totale abbandono di ogni forma di rispetto verso l'umanità quando i potenti devono difendere i loro profitti. È dunque futile puntare teoricamente alla proposta Keynesiana di aumentare i salari quando tutte le politiche degli ultimi vent'anni sono state mosse proprio dall'obiettivo della loro riduzione. Il perdurare della crisi e l'impossibilità di soluzioni interne al sistema capitalista non deve però farci sperare nella sua estinzione spontanea, ma anzi deve metterci attentamente in guardia da una mutata fase di sviluppo del sistema internazionale, che prende sempre meno la forma della globalizzazione e sempre più della competizione inter-imperialista, in cui le tendenze alla guerra si fanno sempre più pericolose.

Non solo l'intervento statunitense in Siria ha riattivato la competizione con la Russia, in un momento in cui poteva sembrare esserci una distensione fra i due poli, ma l'interventismo americano si sta muovendo già da molto tempo nel suo “cortile di casa” avendo un ruolo diretto nel tentativo di porre fine alle esperienze socialiste e progressiste dell'America Latina.

Punta avanzata di questo attacco è proprio il Venezuela, sia per sua ricchezza petrolifera sia per il suo significato politico.

Julian Isaias Rodriguez Diaz ha posto proprio queste tendenze alla guerra al centro del suo intervento, all'interno della cornice di una crisi del sistema definita come totale, non solo economica, ma anche sociale e politica, con una classe imprenditoriale che non si affida più ai politici per governare, ma prende sempre più direttamente le redini dello Stato per guidarlo come un'impresa. All'avventurismo militare dei “nuovi” USA di Trump si affianca però un colpevole silenzio delle organizzazioni internazionali, a partire dall'ONU, o addirittura il sostegno dell'Organizzazione degli Stati Americani nell'ingerenza in Venezuela, contrariamente a ogni principio della stessa Organizzazione. Rodriguez Diaz ha sottolineato più volte inoltre il ruolo della feroce campagna mediatica condotta contro il Venezuela, presentato come uno Stato fallito, sull'orlo della crisi umanitaria, in cui la mancanza di separazione tra i poteri lo rende una dittatura. Ma proprio come abbiamo imparato a rifiutare la propaganda economica per giustificare l'austerità sulle nostre vite, allo stesso modo dobbiamo fortemente combattere la propaganda imperialista per giustificare gli interventi militari in tutto il mondo. L'ambasciatore rispondendo a molte domande sottolinea proprio l'importanza di momenti come questo per fare della controinformazione e della solidarietà un'arma contro questo tipo di propaganda.

L'ultimo ringraziamento da parte dell'ambasciatore era volto proprio alle numerose persone che hanno reso viva questa iniziativa di ragionamento e partecipazione. Una presentazione di un libro all'inizio, ma una presentazione militante. 

 

 

Este lunes 27 de marzo, el jefe de la Misión Diplomática venezolana Julián Isaías Rodríguez Díaz, sostuvo un encuentro con los coordinadores del capítulo Italiano de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad Rita Martufi y el profesor Luciano Vasapollo.

Durante el mismo, los coordinadores italianos,  transmitieron al Jefe de la Diplomacia Bolivariana, el apoyo irrestricto del Capítulo italiano de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad al Gobierno, al presidente Nicolás Maduro y al pueblo venezolano, en virtud de la arremetida y acciones nefastas de Luis Almagro y de algunos países latinoamericanos contra la nación venezolana.

A dicho apoyo, se suman también las voces de varias organizaciones que hacen vida en el país europeo tales como: Red de los Comunistas, Asociación Nuestra América, Contropiano, Centro Estudios Cestes, Laboratorio Europeo para la crítica social, Radio Città  Aperta, conjuntamente con intelectuales  y docentes universitarios.

El embajador Julián Isaías Rodríguez, agradeció y reconoció la labor y el compromiso de la Red de Intelectuales con la Patria Grande latinoamericana, al tiempo que convidó a Europa “a considerar a América Latina como el lugar desde donde actualmente se libran batallas por la  autodeterminación y la soberanía de nuestros pueblos y no como el ‘nuevo mundo’ que encierra una acepción colonialista y eurocéntrica”.

Rodríguez aseveró que han hecho cuanto es posible para detener a los países no alineados, con el propósito de evitar la dependencia del pensamiento único y la administración de los recursos naturales de la región.

Por su parte, el profesor Luciano Vasapollo denunció que este nuevo intento en el seno de la OEA, por parte de su secretario Luis Almagro, busca no sólo la desestabilización del hemisferio, sino también el aprovechamiento de los recursos naturales de Venezuela y la desaparición de los acuerdos de cooperación y solidaridad con América Latina, en detrimento de los países más necesitados del continente.

El encuentro confirmó las relaciones positivas y activas con la Misión Diplomática, con las organizaciones y estructuras políticas, culturales y sociales del Capítulo Italiano de la Red en Defensa de la Humanidad, en particular modo con la red de comunistas, con la asociación Nuestra América y con el Centro de Estudios Cestes – Proteo, y de la constante y concorde relación revolucionaria y de gran hermandad entre el embajador Isaías Rodríguez, el profesor Luciano Vasapollo y la doctora Rita Martufi   .

En este contexto, el Capítulo italiano de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad continuará realizando, con la Misión Diplomática venezolana en Roma, en un marco de  colaboración,  iniciativas en apoyo a la soberanía y autodeterminación de los pueblos de la Patria Grande latinoamericana.

 
 
 

Realizzazione: Natura Avventura

Joomla Templates by Joomla51.com